viernes, 27 de junio de 2014

Duele el aire

Duele el aire al entrar por mis pulmones,
y respirar tu nombre.
Cada silaba lleva tu aroma,
Entran y ahogan.
Los labios en un intento de llamarte,
son mordidos, por el miedo y la distancia.
La voz se hace eco de un vacio, en gotas de agua.
Y aun así el amor es un jardín en mis entrañas,
de semillas de amapolas, y trigales.
Van regándolo las olas.
Y despierto en el filo de mis ojos,
un te quiero de espejos y caracolas.
Anuncia la mañana y se hace presente la aurora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada